Ropa con factor de protección solar, ¿es necesaria?

Llega la primavera y comenzamos a preocuparnos por la protección solar, ¡sobre todo si tenemos bebés y peques!, que se queman con mucha más facilidad. Siempre pensamos en proteger nuestra piel con las cremas, pero están apareciendo recientemente cada vez más prendas que tienen FPU o Factor de Protección Ultravioleta que, como es de suponer, nos garantizan una protección contra los rayos solares.

Y la pregunta que nos hacemos es, ¿son necesarias? ¿O es una nueva estrategia de márketing? Pues, no es que sean estrictamente necesarias, pero si las prendas tienen un FPU ¡bienvenido sea! Llevar la ropa puesta no es una garantía de protección frente al sol, ya que ésta va a depender del tipo de tejido y, es el FPU el que nos va a decir cuánto nos protege esa prenda. El grado de protección de un tejido va a depender de:

  • Tipo de fibra: algodón sin tratar, seda natural, poliamida y acrílicas tienen muy baja protección. El poliéster proporciona una protección media y la lana es la que mejor protege. También los sintéticos con tratamiento específico.
  • Entramado del tejido: Tejidos de punto apretado dejan pasar menos rayos UV que los de entramado más abierto.
  • Grosor y densidad: Cuanto más fino y ligero menos protección proporcionan.
  • Color: Los colores y tintes oscuros aportan mayor protección. Un mismo tipo de algodón de color oscuro puede proteger de tres a cinco veces más que uno blanco.

En nuestro armario podemos tener prendas que no están clasificadas pero que nos ofrecen una buena protección, pero normalmente no son adecuadas para el calor. Por eso surgen nuevos tejidos sintéticos tratados que nos pueden ayudar en ese aspecto.

Entonces, ¿cómo nos protegemos?

  • Si no tenemos seguridad del factor de protección de nuestras prendas, tenemos que protegernos en las exposiciones prolongadas y en las horas centrales del día con crema, incluso debajo de la ropa.
  • Bañarnos con ropa no nos protege más, salvo que tenga un FPU adecuado. Los tejidos mojados tienen mucho menos FPU que cuando están secos.
  • Las gorras y sombreros no sólo nos protegen de insolaciones, si no que sirven para proteger la piel de cara y cuello, zonas que solemos tener más expuestas y en las que dejamos huecos cuando nos echamos crema (párpados, orejas). Se recomiendan especialmente sombreros de ala suficientemente ancha para que den sombra a la cara, cuello y hombros. Mira los que tenemos en nuestra tienda aquí

Sombreros FPU50, reversibles y 100% algodón orgánico

Recuerda que bebés y niños son los que tienen la piel más sensible y los que más tiempo están expuestos al sol. Pero tomando las medidas adecuadas podéis disfrutar del sol a tope!!

Podéis encontrar más información en la Fundación de Cáncer de Piel  y en la tesis doctoral Protección ultravioleta proporcionada por los textiles de Inés Algaba Joaquín

Sobre Miriam Parada Robles

Apasionada por la naturaleza y la montaña. Llego hasta Gaia desde el mundo de la informática y la consultoría. Ser madre, con la llegada de mi primer hijo, marcó en mi vida un punto de inflexión replanteando mi modo de vivir, de pensar y de sentir. Ahora estoy aquí, decidida a mejorar un poquito mi mundo, defendiendo la maternidad y crianza respetuosas, el juego y el movimiento libre.

No se admiten más comentarios