Baby Led Weaning: de la teta a la mesa

Lo de la teta lo tuve siempre claro. Lactancia exclusiva durante los primeros meses y después teta hasta que bebé quisiese dejarla.

Lo que nunca me había planteado era cómo iba a ser el paso a la alimentación complementaria. No es que no me lo hubiese planteado, es que no existía más opción que la de las papillas…

No sé siquiera si bebé había nacido cuando me encontré con el libro“El niño ya come solo” (Gill Rapley y Tracey Murkett. Medici) . Solo ver su portada ya fue una revelación. Aquella media docena de bebés curiosos, “enzoufados” hasta las orejas, disfrutando de la comida y ocupándose ellos solitos de su alimentación me dejó fascinada! Por supuesto, nunca falta en nuestra oferta en Gaia.  Más tarde descubriría «Mi niño no me come» (Carlos González, Booket) y es uno de los que más he recomendado para las familias que se desesperan porque sus pequeños se niegan a comer. Lo puedes encontrar aquí 

Muchas de las mamás que conozco, que han optado por dar teta a demanda durante los 6 primeros meses, han encontrado en el BLW (Baby Led Weaning) una transición natural para la introducción de sólidos. Y tiene su lógica. Los niños de teta ya comen solos, lo hacen a demanda y dirigen sus tomas en función del hambre o la sed que tengan. Además, el sabor de la leche materna varía de una toma a otra, dependiendo de lo que haya comido mamá, de forma que los peques se acostumbran a los distintos sabores desde el principio.

Si crees que el BLW puede ser una opción para que tu bebé empiece con los sólidos, ahí van algunas recomendaciones para las primeras semanas:

  • El momento ideal para empezar será cuando tu bebé pueda sentarse solo (con poca o ninguna ayuda) y sea capaz de estirar el brazo, agarrar objetos y llevárselos a la boca.
  • El juego será su forma de aproximarse a los alimentos y a través del juego aprenderá a comer. Siéntate y disfruta viendo como descubre nuevos sabores y texturas, como desarrolla poco a poco su motricidad y gana día a día.
  • Sigue dándole leche a demanda. Los sólidos son el complemento, no la base de su alimentación. Poco a poco irán ganando sitio, pero al principio verás que casi no come. A medida que pasen los días empezará a masticar y a tragar. Como lo sabrás? Porque sus caquitas cambiarán enseguida.
  • Si crees que tu peque tiene mucha hambre es preferible que le des una toma antes de sentarlo a la mesa. Conseguirás que esté más tranquilo y evitarás que se frustre.
  • Olvídate de la suciedad. Un mantelito, plástico o hule… bajo la trona te permitirá recoger de una pasada toooodoooo lo que irá cayendo. Eso, o un perro. Ah! Y nada de platos. Coloca la comida sobre la bandeja de la trona y listo. La cosa se complicará cuando salgáis a comer por ahí. Los platos de silicona son una solución genial para estos casos. Son fáciles de lavar y transportar,y se adhhieren a la mesa, así que evitaréis accidentes inoportunos.

  • Ofrécele trozos de comida que sean fáciles de agarrar, cortados en tiras y que sean más largos que su puño. Los alimentos no deben de ser demasiado duros (zanahoria cruda, manzana…) pero tampoco demasiado blandos porque serán escurridizos y difíciles de agarrar. Es importante que el bebé pueda manejar los alimentos sin ayuda.
  • Deja que pruebe los alimentos de uno en uno para asegurarte de que no le provocan ningún tipo de intolerancia.
  • El reflejo de extrusión y la arcada son mecanismos que impiden que los bebés se atraganten. Aunque a priori pueden resultar alarmantes, son imprescindibles en esta fase
  • Infórmate, lee, míra vídeos de bebés comiendo solos, habla con mamás y papás que lo hayan hecho… Busca tu tranquilidad. Si no estás convencida/o no lo hagas. De tu seguridad depende que esta experiencia sea satisfactoria y enriquecedora para toda la familia.

 

 

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE POR FAVOR 😉

0 0 vote
Article Rating

Sobre Sonia López Sánchez

Son Sonia. Muller, nai e xornalista. Galega. Adiquei 15 anos da miña vida profesional á comunicación. Foi mentres estudaba xornalismo, moito antes de ser nai, cando comecei a investigar sobre cómo se paría en Galicia. Non me gustou o que atopei. Descubrín Gaia pouco antes de que nacera Lucas, e diso fai xa 6 anos. En Gaia atopei a miña forma de conciliar, criando aos meus fillo e filla mentras acompaño a mulleres que, coma min, resoan noutra forma de parir e críar, dende a consciencia e o respecto. Hoxe sei un pouco máis que entón de porteo, de xogo libre, de BLW, de partos respectados e do poderosas que somos as mulleres. E nese camino estamos. Dende a honestidade e a continua formación. Facendo tribo.
Suscribirme
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments