Protectores solares minerales, una opción natural

Los protectores solares minerales son una gran ayuda para proteger nuestra piel de los rayos solares. Pero con la nueva normativa europea muchas marcas no han conseguido, a día de hoy, ofrecer una opción 100% natural y ecológica para nuestros bebés. En Gaia Ecocrianza, ofrecemos dos marcas de protección solar que sí cumplen con estos requisitos.

Cuando hablamos de cosmética,  al igual que en la alimentación, es importante buscar opciones lo más naturales posible. Pero tampoco hay que perder de vista la eficacia del producto. Usamos productos cosméticos con un propósito y, en el caso de los protectores solares, éste es el de proteger nuestra piel de las radiaciones solares.

El verano del 2013 se hicieron efectivas todas las disposiciones de una nueva regulación europea sobre productos cosméticos que se aprobó en el año 2009. Con esta nueva normativa, mucho más estricta con el contenido de sustancias y con el etiquetado, muchas marcas de protectores solares tuvieron que rehacer sus fórmulas y adaptarlas a las nuevas exigencias. Algunas marcas, que anteriormente querían ser 100% naturales, no han conseguido una formulación efectiva sin incluir filtros químicos en sus productos. Afortunadamente, otras sí han logrado la protección exigida por la comisión europea conservando sus ingredientes totalmente naturales. Más difícil todavía, encontrar que los ingredientes sean ecológicos certificados y, lo más importante, proteger la piel tan delicada de los bebés y niños pequeños. Es por esto, que de entre estas últimas marcas naturales muy pocas nos ofrecen este perfil de protección para nuestros pequeños.

Por esta razón, en Gaia Ecocrianza, hemos seleccionado marcas de protector solar que cumplan con todos estos requisitos.  Solares con filtros físicos y sin nanopartículas. Ésta es nuestra oferta:

SPRAY SOLAR ECO-COSMETICS

SOLAR EN BARRA WOODEN SPOON

PROTECTOR SOLAR MINERAL 50+ 

¿Por qué un protector solar mineral?

– Los filtros solares químicos funcionan por la penetración del protector en la piel, mientras que los que sólo contienen filtros minerales actúan como una barrera física frente al sol, reflejando los rayos solares. Esto hace que los productos sintéticos puedan causar reacciones alérgicas y que tarden más tiempo en ser efectivos después de su aplicación.

– Existen estudios que relacionan alteraciones en el sistema endocrino con el uso continuado de protectores solares químicos.

– Por ecología: los protectores químicos contaminan el medio ambiente y dañan los arrecifes y corales.

Cuando elijas un protector solar hazlo cuidadosamente

– Lee bien la etiqueta y, asegúrate de que protege tanto de los rayos UVB como de los UVA en al menos 1:3, de acuerdo a la recomendación de la comisión europea.

– Si lo que buscas es una opción natural y ecológica, cerciórate bien de que no contiene ningún añadido químico y de que tenga uno de los certificados bio.

– No hagas caso de reclamos del tipo “protección total” o “protección para todo el día”. Con cualquier factor de protección, por muy alto que sea, es imprescindible aplicar repetidas veces el producto, sobre todo después de salir del agua. El índice de protección llamado FPS nos indica el factor por el cual se puede prolongar la exposición al sol antes de que se produzca una quemadura en nuestra piel. Es decir, si nuestra piel es blanca y nos quemamos a los 10 minutos, un factor 30 haría que tardásemos 300 minutos en quemarnos.

– Es preferible la utilización de protectores en crema frente a los sprays o aerosoles. Éstos últimos se inhalan con facilidad y no cubren igual de bien toda la superficie de la piel. La crema puede tener una apariencia más antiestética si deja rastros blanquecinos pero crea una pantalla más efectiva.

– Recuerda que la mejor protección contra el sol es no exponerse directamente, el protector solar es sólo una ayuda para intentar evitar que nuestra piel se dañe. Así que ya sabes, elige bien tu protector y ¡disfruta del sol!

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE  😉

Sobre Miriam Parada Robles

Apasionada por la naturaleza y la montaña. Llego hasta Gaia desde el mundo de la informática y la consultoría. Ser madre, con la llegada de mi primer hijo, marcó en mi vida un punto de inflexión replanteando mi modo de vivir, de pensar y de sentir. Ahora estoy aquí, decidida a mejorar un poquito mi mundo, defendiendo la maternidad y crianza respetuosas, el juego y el movimiento libre.

No se admiten más comentarios