Bambán antes de Bambán. Así nació nuestra tabla curva «feita en Galicia»

Tengo un compañero de vida que es un crack. Ama la madera y conoce bien las características de casi cualquier variedad: su color, resistencia, durabilidad… Sus pasiones se reparten entre el diseño, el marketing, la madera y el juego. Lo mismo te hace un banco sin tornillos que un juego de mesa para toda la familia 😉

Cuando en 2014 llegamos a Gaia (digo llegamos, porque aquí desembarcamos la familia al completo), empezó a investigar sobre el sector, buscando referencias de lo que se estaba haciendo en el extranjero en cuanto a material no estructurado y juego libre. Fue en esa búsqueda cuando descubrió, en el canal de Youtube de una bloguera americana, un material de una simplicidad extravagante. Nunca habíamos visto nada similar. Las posibilidades de juego que ofrecía eran impresionantes. Un juguete realmente polivalente y para todas las edades.

En aquella época, L. (nuestro mayor) compartía cole con M., un amigo con papá carpintero. Le consultamos al papá de M. si podría hacernos algo similar a aquello para regalarle a Lucas y se puso a ello. Nos hizo una tabla preciosa, en madera de fresno envejecido, curvada solo aplicando humedad y rematada con aceite de linaza y cera de abeja. Fue el regalo de Lucas de los 3 años. Aquel papá (que después se convertiría en Robin Wood  y que hoy en día tiene su propia marca de juguetes) hizo el que sería el primer prototipo de nuestra tabla curva. Entonces no lo sabíamos, claro. No teníamos ni idea de lo que esa tabla iba a representar para nosotras. En cuanto la llevamos a Gaia y vimos a los niños y niñas jugar con ella, tuvimos claro que queríamos tener nuestra propia tabla curva y así empezó todo.

Elsa, 9 meses, en la primera tabla de Lucas

Después vino lo complicado: encontrar carpinterías, dar con la madera ideal, las medidas, el radio… Buscar el mejor acabado a base de materiales ecológicos, que fuese natural pero resistente… Y así poco a poco fuimos creando nuestra propia tabla, el juguete que nosotras queríamos.

Primera tabla curva hecha con madera laminada

Elegir el nombre fue sencillo. Miriam, que es muy fenómena para esas cosas, llegó un día y… “Qué os parece si la llamamos Bambán?” Y no podía haber un nombre más acertado!! Bambán significa balancín en gallego, así que el nombre resume a la perfección lo que es nuestra tabla: es un balancín (así, a simple vista) y está fabricada en Galicia, en carpinterías locales de nuestro entorno más próximo. Un nombre representativo y fácil de pronunciar en cualquier idioma ;). Teníamos nombre. Faltaba darle forma, color… y buscar un slogan que acompañase que resumiese lo que es Bambán:  Muévete, imagina, crea… juega

Pruebas de logo

Nuestro primer sello

Pruebas de sello sobre Bambán

La primera Bambán!

 

Y tocaba presentarla en sociedad! Nos pusimos con las fotos. Lo intentamos nosotras, pero la fotografía por ahora se nos resiste (:P) así que llamamos a Graci. Graciela y yo nos conocimos en EGB y compartimos horas y horas de nuestra infancia y adolescencia en Sarria. Graciela Vilagudín  es hoy una magnífica fotógrafa, especializada en eventos y retratos, que trabaja entre Irlanda y Galicia. Hizo una sesión maravillosa en la que se ve a la perfección lo que la tabla representa en las manos de niños y niñas.

 

   

Para nosotras el verdadero poder de Bambán reside en su sencillez y en que es un producto hecho de principio a fin en Galicia. Inspirado en las líneas pedagógicas Waldorf, Pikler y Montessori, es un material muy sencillo pero con infinitas posibilidades de juego. Nos gusta porque:

  • Es un juguete abierto, con múltiples usos y un sinfín de posibilidades en las manos/pies de un niño. Es un puente, un túnel, un balancín, un tobogán, una tumbona, un trampolín, un banco, una mesa…
  • Ayuda a mejorar el equilibrio y la visión espacial
  • Favorece la propiocepción
  • Un juguete poco definido, un material no estructurado que no impone su forma de uso sino que permite que el juego nazca en el niño.
  • De diseño sencillo, que nos conecta con la naturaleza, con el juego y el movimiento libres
  • EL balanceo hace que se active todo nuestro cerebro y se abren nuestros canales sensoriales para un aprendizaje más eficiente. 
  • Un juguete que crece y los acompaña desde los primeros meses; evoluciona y permanece inalterable al paso del tiempo.
  • Tiene entidad propia y es perfecto para complementar con otras piezas.

Esta es la historia de Bambán, nuestra tabla curva. Han pasado más de 4 años desde que comenzamos este camino. Quien sabe las puertas que se seguirán abriendo…

 

 

0 0 vote
Article Rating

Sobre Sonia López Sánchez

Son Sonia. Muller, nai e xornalista. Galega. Adiquei 15 anos da miña vida profesional á comunicación. Foi mentres estudaba xornalismo, moito antes de ser nai, cando comecei a investigar sobre cómo se paría en Galicia. Non me gustou o que atopei. Descubrín Gaia pouco antes de que nacera Lucas, e diso fai xa 6 anos. En Gaia atopei a miña forma de conciliar, criando aos meus fillo e filla mentras acompaño a mulleres que, coma min, resoan noutra forma de parir e críar, dende a consciencia e o respecto. Hoxe sei un pouco máis que entón de porteo, de xogo libre, de BLW, de partos respectados e do poderosas que somos as mulleres. E nese camino estamos. Dende a honestidade e a continua formación. Facendo tribo.
Suscribirme
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments