Cosas que NO hay que hacer en el coche para llevar a tus peques con seguridad

Los accidentes en el coche son, a veces, inevitables y, cuando suceden, pueden tener consecuencias más o menos graves en función de nuestras propias acciones y rutinas antes de poner en marcha el coche.

En España, los accidentes de tráfico siguen siendo la principal causa de muerte en los niños. Aunque se han reducido considerablemente (nunca me gustó mucho esto de “de pequeños íbamos de cualquier manera y nunca nos pasó nada”), a finales de los años 80 y principios de los 90 las cifras eran escalofriantes.

Niños sin sillas

Entonces, ¿qué medidas podemos adoptar para reducir y/o minimizar los daños en caso de accidente? Aquí os pongo una lista acompañada de algunos videos que os recomiendo que veáis, las imágenes valen más que mil palabras.

  • NO sin sujeción: Una niña (al igual que una adulta), sin sujetar en el coche, saldrá disparada hacia adelante ante una colisión. Si está en el asiento central chocará contra el parabrisas y en los laterales contra el asiento delantero.
  • NO en el regazo: Nuestros brazos no son un lugar seguro para nuestros hijos en un coche en marcha, en el momento del impacto no podremos retenerlo ni protegerlo.
  • NO silla inadecuada, NO sólo con cinturón: El dispositivo de seguridad en el que llevemos a nuestra niña debe ser acorde a su edad y estatura. Cada uno está diseñado para su momento de desarrollo. No nos apresuremos a colocarla a favor de marcha o en un elevador sin respaldo. No usemos el capazo si no es por recomendación médica. No pueden ir sujetas únicamente con el cinturón de seguridad mientras su estatura no lo permita.
  • NO silla mal instalada: Parece algo obvio, pero una silla mal instalada no está haciendo su función correctamente. La silla tiene que estar clavada como si fuera parte del vehículo, bien anclada y eliminando holguras entre la silla y el coche. Tenemos que aprendernos su instalación de pé a pá por la cuenta que nos tiene y revisarla frecuentemente.
  • NO arnés flojo, NO con abrigo: El arnés de cinco puntos de los grupos más pequeños y el cinturón tiene que estar bien ajustado, no puede tener holgura, la mínima para no estrujar a nuestro hijo ;). No pueden llevar el abrigo puesto en la silla, es una prenda demasiado acolchada y resbaladiza, que al ajustar el arnés o el cinturón nos da una falsa sensación de tensión. En las sillas con arnés podemos hacer la siguiente prueba: sube a tu peque a la silla con abrigo y ajusta el arnés. Después, sin modificar el ajuste del arnés, quítale el abrigo y vuelve a abrocharlo. Verás la holgura real que está quedando cuando lo sientas con abrigo.
  • NO en asiento delantero: El asiento delantero no es seguro para las pequeñas, hay más riesgo de lesiones serias, la mayor parte de los impactos son frontales y frontolaterales. Además, no podemos colocar a una menor de 135cm delante si tenemos un airbag de pasajera activo, ni con sillas a contramarcha (desplazaría la silla) ni a favor de marcha (recibiría el impacto del airbag en su cara). Pueden ir en el asiento delantero sólo en los supuestos recogidos en el Reglamento General de Circulación.

Sillas a contramarcha

  • NO objetos sueltos: No debemos dejar objetos sueltos (ni animales, tenía que decirlo) en el coche que puedan convertirse en proyectiles en caso de impacto, ni en los asientos, ni en la bandeja trasera, ni en las manos de nuestros hijos. Tenemos que pensar que cualquier cosa que esté por ahí suelta va a salir disparada a gran velocidad y multiplicando su peso en función de la velocidad (en un choque a 60km/h su peso se multiplicaría por 56). Esto es especialmente difícil con niños, que el coche puede acabar pareciendo un parque de atracciones.
  • NO AFM antes de tiempo: Y, por supuesto, llevemos a contramarcha a nuestras hijas el mayor tiempo posible. En un mismo accidente, un impacto que puede ser mortal o con lesiones graves a favor de marcha, puede resultar en lesiones menores o ilesa a contramarcha.

Los accidentes ocurren, pero podemos prevenir los daños, en cada viaje.

Sobre Miriam Parada Robles

Apasionada por la naturaleza y la montaña. Llego hasta Gaia desde el mundo de la informática y la consultoría. Ser madre, con la llegada de mi primer hijo, marcó en mi vida un punto de inflexión replanteando mi modo de vivir, de pensar y de sentir. Ahora estoy aquí, decidida a mejorar un poquito mi mundo, defendiendo la maternidad y crianza respetuosas, el juego y el movimiento libre.

No se admiten más comentarios