Filosofía visual para niñas y niños Wonder Ponder

Tradicionalmente, la filosofía fue asumida como una disciplina difícil y abstracta, por supuesto, no apta para criaturas pequeñas. Nada más lejos de la realidad. La filosofía enseña a pensar, a cuestionar, a sacar conclusiones y a aplicar respuestas críticas a problemas cotidianos. Y, si lo pensamos con detenimiento, ¿no es eso lo que hacen las niñas y niños desde muy pequeñas?

Las criaturas nacen con una curiosidad innata por conocer el mundo que les rodea y se pasan los primeros años de sus vidas preguntándose el porqué de las cosas. Desde luego, una actitud nada alejada de la de los grandes filósofos cuyos pensamientos se basan en la búsqueda de respuestas a determinadas preguntas. Por tanto, las niñas y niños son filósofas en potencia, capaces de cuestionarse prácticamente todo y de encontrar respuestas sorprendentes a las cuestiones que se exponen.

En los años 80, el filósofo y educador Matthew Lipman creó el proyecto “Filosofía para niños”. Siendo profesor universitario, Lipman observó que su alumnado era capaz de recitar de memoria toda la historia de la filosofía, pero eran incapaces de filosofar. Llegó a la conclusión de que era la escuela el lugar donde comenzar a enseñar a pensar, formulando preguntas destinadas a obtener respuestas razonables.

En base a este convencimiento, Lipman creó una serie de cuentos filosóficos destinados a niñas y niños de entre 11 y 12 años, cuyo objetivo era enseñarles a ser críticas, estimular la aparición de preguntas y también crear la necesidad de tratar de responderlas. Los libros llegaron a varias escuelas públicas y el filósofo estudió durante un año el efecto de aquellas lecturas en las niñas y niños.

Lipman observó y documentó que los beneficios de filosofar se veían reflejados en todas las áreas del conocimiento. La razón era que la Filosofía expone las preguntas genéricas que pueden servirnos de introducción a otras disciplinas. El profesor Lipman logró probar la importancia de filosofar desde la infancia y su proyecto está hoy en día presente en 40 países.

Actualmente, otros autores como Jordi Nomen, profesor de Filosofía y autor del libro El niño filósofo (2018), siguen trabajando en esta línea. Nomen (2018) afirma que: «Para contribuir al bien común, tenemos que poder pensar de manera lúcida y creativa, filosófica. Y eso es algo que se aprende en edad escolar o no se aprende.»

LA FILOSOFÍA EN LA INFANCIA

Como ya se expuso anteriormente, hay una serie de aspectos de la filosofía que son la base para otras materias. La filosofía enseña a hacerse preguntas, a investigar, a formular hipótesis y sacar conclusiones. Además, desarrolla la capacidad de cuestionar la veracidad de los hechos y afirmaciones generando al mismo tiempo mecanismos para la argumentación.

En filosofía, errar no está penalizado sino que es fuente de aprendizaje. Al equivocarse, las criaturas reflexionan sobre por qué algo no es válido y buscan estrategias para solucionarlo. Esto supone un valor educativo importantísimo y permite aumentar la seguridad en sí mismas.
Filosofar mejora el vocabulario, la redacción y la expresión de ideas. Permite indagar sobre quién soy y fortalece la inteligencia emocional al conocerse mejor a una misma.

Dejad que fluya la curiosidad natural de las niñas y niños y aprovechadla para transformarla en una herramienta de pensamiento. Es importante que aprendamos a hablar poco y a escuchar mucho. Dejad que hagan preguntas, pero no ofrezcáis una respuesta cerrada. En lugar de eso, responded con una pregunta como: ¿tú qué crees?, o, ¿a ti qué te parece?

Otra herramienta puede ser exponerles preguntas que inviten a la reflexión. Hay una gran diferencia entre formular una pregunta cerrada como «¿Qué comiste hoy en casa del abuelo?”, a formular una abierta como «¿Puede una cebra reírse?”. Las preguntas abiertas, ya sean formuladas por las adultas o por las propias criaturas, son una manera de iniciarse en la filosofía, aprendiendo a pensar y a reflexionar.

Las niñas y niños han de aprender también que no todas las preguntas tienen una respuesta. Lo normal es que cuando preguntan busquen la seguridad de la respuesta adulta, pero es necesario enseñarles que a veces algunas preguntas no tienen respuesta o que existen respuestas que deben encontrar ellas mismas.

Una propuesta muy interesante de filosofía dentro del mundo infantil es el proyecto Wonder Ponder y sus 4 cajas de filosofía visual para criaturas. Cada una de ellas, se centra en un tema específico dentro del amplio mundo del pensamiento filosófico. El formato de estas cajas filosóficas es muy nuevo y nos permite utilizarlas de distintas maneras, todas ellas interesantes, tanto dentro del aula como en casa.

Todas las cajas contienen 14 láminas que describen escenas. En el dorso de cada una de ellas, preguntas que nos hacen cuestionarnos y cuestionar el mundo, 3 láminas para crear tus propias escenas y un póster con la idea central de la caja. A mayores encontramos una guía de uso, con diferentes propuestas de cómo utilizar las tarjetas y también una breve guía de conceptos esenciales para acompañar la lectura.

MUNDO CRUEL

La primera de las cajas se llama Mundo Cruel y nos invita a reflexionar sobre el abuso de poder, la agresión y sus agentes. Para eso, nos exponen preguntas que nos permiten profundizar en el significado de responsabilidad o la empatía. Encontramos preguntas que nos ponen en cuestión conceptos e ideas para reflexionar, discutir, exponernos y replantearnos la realidad alrededor de la idea de crueldad: “Aunque tengamos un accidente, ¿sigue siendo nuestra responsabilidad?”; “¿Matar forma parte de la vida?”; “¿Hay vidas que valen más que otras?”; “¿Es cruel obligar a alguien a hacer algo que no quiere hacer?”; “¿Te gustaría vivir en un zoo?, ¿por qué?”… Y así hasta 100 preguntas para debatir y compartir nuestras ideas y pensamientos.

YO, PERSONA

La segunda caja que editaron tiene el nombre de Yo, persona. De nuevo encontramos 14 escenas con ilustraciones que dan mucho que pensar sobre qué somos y quién somos. Parece fácil, pero si nos detenemos a pensarlo nos surgen preguntas inquietantes como «¿De qué estamos hechas las personas?” «¿Somos sólo cuerpo?”; “¿Las personas son merecedoras de más derechos que los seres que no son personas?, ¿por qué?”… No hay respuestas hechas, se trata de que las construyamos entre todas, dialogando y, lo que es mejor aún, cambiando de idea cada vez que lo consideremos.


LO QUE TÚ QUIERAS

La tercera caja se titula Lo que tú quieras. En esta ocasión nos invitan a reflexionar sobre el significado de la libertad. “¿Puede todo el mundo hacer lo que le da la gana al mismo tiempo?”; “¿Que harías si las demás pudieran leer tus pensamientos?”; “¿Si pudieras volverte invisible robarías?, ¿por qué?”…

Ya veis que no son preguntas nada fáciles; muchas de ellas nos hacen dudar y generan una interesante discusión, mismo interna, que nos permite descubrir quién soy y quién quiero ser. Conceptos como la dependencia, los derechos, las normas o la responsabilidad salen a relucir para que podamos divertirnos con esto de la filosofía siendo niñas y niños, pero también siendo adultas.

PELLÍZCAME

Pellízcame es la última caja disponible de esta colección de Filosofía Visual para criaturas. Un título sugerente para un tema apasionante: el mundo de los sueños, la ficción y la imaginación a debate con la realidad. Este material de filosofía nos pone a pensar y a reflexionar sobre la existencia o no de esa línea divisoria que separa la realidad de otros mundos. Un recurso divertido para echar unos buenos ratos familiares y una herramienta indispensable para la escuela.

Ponernos a pensar siempre supone ponernos a indagar, ponernos a dudar y llegar a nuestras propias conclusiones. Tendréis una infinidad de preguntas filosóficas que ponen el cerebro en marcha para que, dándole a la cabeza, nos conozcamos un poco mejor a nosotros mismas y también el mundo en que vivimos. Muy recomendables, estas cajas de filosofía os acompañarán en la maravillosa aventura que es la vida.

NOVEDADES WONDER PONDER

Wonder Ponder acaba de añadir tres novedades a mayores de su colección de cajas: ¿Hay alguien ahí? Preguntario interplanetario para terrícolas inteligentes; Nido huevo perro hueso y Niña gato agua pato.

¿Hay alguien ahí? Preguntario interplanetario para terrícolas inteligentes, es una introducción a la curiosidad filosófica enviada al planeta Tierra desde el planeta Bibopia, con cariño. Quién pensaría que el primer mensaje extraterrestre recibido en la Tierra verificado por la comunidad científica llegaría en forma de libro. Y quién pudiera imaginar, al abrir el libro en busca de respuestas, que estuviera compuesto únicamente de preguntas. ¡Preguntas, preguntas y más preguntas!

Este atlas filosófico para pararse a pensar, diseñado e ilustrado con una buena dosis de misterio extraterrestre, se estructura alrededor de catorce mapas temáticos que nos invitan a explorar aspectos de nuestra humanidad: ¿Cómo es ser un ser humano?; ¿Y cómo es ser tú?; ¿Para qué sirve el género?; ¿Cómo sabéis lo que sabéis?; ¿La Tierra es un buen hogar?; ¿Qué tal os lleváis los seres humanos?…

Nido huevo perro hueso y Niña gato agua pato, son un “traba-ojos” con algo de juego de combinaciones, un poco de “escondite inglés”, otro poco de “cucutrás” y muchos aplausos al final. Bajo la aparente sencillez de sus cuatro elementos activan el desarrollo inteligente de la percepción y sobre todo poseen un enorme componente lúdico para compartir entre primeras lectoras y adultas.

Acerca de Lorena Leis Arnejo

Me llamo Lorena y llegué a Gaia desde el amor y el respeto más absoluto por la infancia. Soy Maestra y Educadora Infantil. Mi experiencia durante nueve años en el Espacio Infantil Luscofusco me permitió experimentar y confirmar que, otra manera de educarnos es posible. Las pedagogías alternativas inevitablemente me llevaron a conocer la crianza respetuosa. También a concluir que, no existe el método perfecto. Creo que la clave se encuentra en seguir aprendiendo y formándose cada día. Y por ese camino transito siempre. "Nadie educa a nadie, nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan entre sí con la mediación del mundo." Paulo Freire

Comentarios cerrados.