Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies. aceptar
Cesto de los tesoros
  • Cesto de los tesoros

Cesto de los tesoros

20,00 €
Impuestos incluidos Envío 24-48 horas*
Cantidad
Out of stock

 

 

Un cesto que actúa como punto de reunión y contenedor de elementos de lo más variado. De fácil acceso, para que las bebés puedan manipular de una forma fácil los objetos que contienen. Las bebés aprenden del cesto de los tesoros a través de sus sentidos: mirando, tocando, chupando, oliendo, escuchando, golpeando, cogiendo, soltando...

Les da la oportunidad de explorar y decidir por ellos mismos con qué quieren jugar, proporcionándoles un amplio abanico de experiencias que ayudan a su cerebro a realizar nuevas conexiones neuronales para su desarrollo. 

Además, compartir el cesto de los tesoros con otras bebés hará mucho más rica su experiencia, aunque su juego sea individual. 

El cesto puede contener objetos naturales (conchas, troncos, piñas), objetos de madera, lana, metal, que no sean juguetes, si no de uso cotidiano en nuestra vida. 

Los adultos acompañan de forma atenta el juego pero no intervienen, excepto para asegurar el bienestar de los pequeños. 

El cesto es adecuado desde los 6 hasta los 12 meses aproximadamente, coincidiendo con el período en el que la bebé puede mantenerse cómodamente sentada y todavía no puede desplazarse con soltura por sí misma. 

Un cesto que actúa como punto de reunión y contenedor de elementos de lo más variado. De fácil acceso, para que las bebés puedan manipular de una forma fácil los objetos que contienen. Las bebés aprenden del cesto de los tesoros a través de sus sentidos: mirando, tocando, chupando, oliendo, escuchando, golpeando, cogiendo, soltando...

Les da la oportunidad de explorar y decidir por ellos mismos con qué quieren jugar, proporcionándoles un amplio abanico de experiencias que ayudan a su cerebro a realizar nuevas conexiones neuronales para su desarrollo. 

Además, compartir el cesto de los tesoros con otras bebés hará mucho más rica su experiencia, aunque su juego sea individual. 

El cesto puede contener objetos naturales (conchas, troncos, piñas), objetos de madera, lana, metal, que no sean juguetes, si no de uso cotidiano en nuestra vida. 

Los adultos acompañan de forma atenta el juego pero no intervienen, excepto para asegurar el bienestar de los pequeños. 

El cesto es adecuado desde los 6 hasta los 12 meses aproximadamente, coincidiendo con el período en el que la bebé puede mantenerse cómodamente sentada y todavía no puede desplazarse con soltura por sí misma. 

-